UA-114415166-1

SEQUÍA EN CHILE: CÓMO ES VIVIR CON 50 LITROS DE AGUA AL DÍA

En La Ligua, más de 5.100 personas dependen de un camión aljibe para abastecerse. La escasez hídrica ha provocado, entre otras cosas, que aumente la pobreza en la zona.

Reportajes www.cooperativa.cl 11 de abril de 2017
foto_0000000120170407074708
La sequía azota a gran parte del país

Hace ya varios años que la zona central vive en medio de la sequía, situación que lejos de ir superándose ha ido aumentando con el tiempo, al punto que en La Ligua, Región de Valparaíso, hay más de 5.100 personas que dependen de un camión aljibe.

Es el caso de Hermosina Inostroza, quien vive en la Quebrada del Pobre, quien contó a El Diario de Cooperativa cómo la falta de agua ha cambiado su estilo de vida.

"No tenemos nada que hacer, hemos estado muy complicados últimamente con este problema de sequía. Todo lo cotidiano, de lavar, todo eso", contó.

La mujer explicó que "ahora últimamente nos dijeron que las personas tenían que usar 50 litros al día por persona, sin tomar en cuenta que tenemos que lavar, bañarse, los animalitos que igual tienen que tomar agua. No cuentan eso, se cuentan las personas de Nogal, no más".

"Si somos cuatro, tenemos que gastar 200 litros al día. Eso es lo que nos dijeron", detalla a Cooperativa.

Hermosina relata que hace seis años lograban abastecerse sólo con el agua de la vertiente, sin embargo, ahora un camión aljibe carga 10 mil litros en el estanque día por medio. Aunque hace tres meses la situación era aún peor: La misma cantidad de agua se les entregaba solamente tres veces al mes.

Otro sector que vive los embates de la sequía es el sector de Quebradilla Los Maitenes, donde un camión abastece diariamente a 150 personas.

Aquí, hay un poco más de agua: 65 litros por persona, el equivalente a una ducha de tres minutos y fracción, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A tanto llega la escasez hídrica que los vecinos nuevos no tienen acceso al agua, como cuenta a El Diario de Cooperativa Mireya González.

"Tenemos problemas con el pozo, no damos abastecimiento para todos los requerimientos que necesitamos", relata Mireya quien acota: "Tenemos familias que necesitan agua y no podemos darle porque en realidad no damos abasto".

"Nosotros aprendimos a cuidar el agua, para nosotros es fundamental y sabemos qué es una gota que se pierde. Tenemos que cuidarla y hemos aprendido por el hecho de no tener el agua a diario", relató a Cooperativa.

Según el último boletín de sequía de la Dirección Meteorológica, entre las regiones de Coquimbo y Biobío se registran niveles de "intensa" y "aguda", situación que preocupa al Municipio de La Ligua que ha tomado diversas medidas que van desde repensar las plazas y áreas verdes hasta instalar una segunda plata de desalinización.

El alcalde Rodrigo Sánchez relató a El Diario de Cooperativa que esta situación ha aumentado, incluso, la pobreza en la zona.

"Estos pequeños productores agrícolas -al no tener disponibilidad de agua- por razones de salud, por deudas, por estudios de sus hijos, han adquirido créditos que no han podido pagar porque se han perdido todas las cosechas y han caído en una situación financiera bastante complicada", explicó.

Sánchez añadió que el agricultor "al final termina vendiendo la tierra y una tierra que no tiene agua realmente el valor que tiene es muy bajo".

"Genera una gran situación crítica para los pequeños agricultores", añadió a Cooperativa.

En el Congreso, la Reforma al Código de Aguas -que lo define como un bien nacional de uso público- está siendo revisado por la Comisión Especial sobre Recursos Hídricos, Desertificación y Sequía del Senado.

En la última sesión, los parlamentarios acordaron pedir autorización a la sala para discutir el proyecto en general y en particular, sesión fijada para el próximo 18 de abril.

A nivel mundial, Chile se encuentra en el top 10 de países afectados por el cambio climático. Cerca del 80 por ciento del territorio está afectado por la sequía.

Los datos fueron entregados por el doctor Pablo García Chevesich, de la Facultad de Ciencias Forestales y la Conservación de la Naturaleza de la Universidad de Chile, quien indicó que "nos estamos quedando sin agua, se nos están derritiendo los glaciares, está nevando menos, la isoterma cero se ha subido".

"¿Cuál es el problema grande? Que seguimos consumiendo mucho agua como chilenos, como grupo familiar. Tenemos nuestro pastito, nos duchamos mucho tiempo... El agua nunca ha sido un problema para los chilenos, pero ahora hay que cambiar eso, esa cultura del agua, que está muy avanzada en otros países pero en Chile está en pañales", puntualizó.

Te puede interesar