UA-114415166-1

LOS NUEVOS HORIZONTES DE VICENTE HUIDOBRO

A 70 años de la muerte del poeta chileno, su fundación acaba de crear un sello editorial, una cátedra y un premio de poesía que llevará su nombre. Mañana, además, debuta su obra En la Luna (1934) en el Teatro Finis Terrae.

Cultura Por: Alejandro 10 de septiembre de 2018
HuidobroWEB


Cuando Carlos Ibáñez del Campo no tuvo más alternativa que poner fin a su primer gobierno, el 26 de julio de 1931, Vicente Huidobro (1893-1948) pensó que no era el momento indicado para sentarse a escribir. Prefirió hacer un alto, observar y camuflarse entre el tumulto de obreros y estudiantes que se había tomado las calles de Santiago en oposición al militar, quien había llegado al poder a solo dos años de la fallida campaña presidencial del poeta chileno, en 1925.

Los estragos de la Gran Depresión del 29 habían configurado un insólito escenario político en el país, y como si se tratara de un ajuste de cuentas consigo mismo, en 1934 el autor de Altazor comenzó a escribir sobre su breve paso por las cúpulas.

Ese mismo año, el cultor del creacionismo probó más allá de la poesía: saltó de la crítica cinematográfica a la publicación de Cagliostro, una novela-film, y de Papá o el diario de Alicia Mir, escrita en forma de diario íntimo.

Pero cuando imaginó que en la Luna podía haber elecciones presidenciales, Huidobro quiso probar su versatilidad y se lanzó a escribir la segunda de sus obras de teatro (la otra es Gilles de Rais, de 1932), la que a 70 años de su muerte encuentra nuevas resonancias. La tituló En la Luna, y la llenó de delirantes candidatos a La Moneda, incluido él mismo.

Fue en 2016 cuando un grupo de estudiantes y egresados de la Escuela de Teatro de la U. Finis Terrae, comenzó a investigar y a trabajar en torno al mismo texto.

Mañana, y tras presentarse en varias funciones al aire libre, el montaje subirá por primera vez a un escenario, en el teatro de la misma casa de estudios y bajo la dirección de Elvira López.

“Convertimos la obra de Huidobro, que era bastante más larga y casi imposible de montar, en un espectáculo musical y familiar pero que respeta su humor y ese carácter farsesco que tiene el guiñol, que fue como él la escribió”, dice la directora.

Te puede interesar