UA-114415166-1

13 MANERAS DE AYUDAR A LUCHAR CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

Algunas de las cosas que podemos hacer para colaborar en la lucha contra el cambio climático

Nueva era La tercera 29 de septiembre de 2019
Ahorro-900x600-1-900x600

1.-Guardando el patito de hule: Duchas tibias y cortas

Mi despertador humano (una niña de tres años) me avisa que es hora de levantarse. Ella preferiría llenar la tina, pero al ritmo de una canción de Frozen le enjuago el pelo en una ducha rápida y tibia (máximo 35 °C), porque el agua caliente consume casi el 20% de la energía de una casa. Nos demoramos 10 minutos (5 por cada una). No llegamos a la meta de la ministra Schmidt, pero es un gran avance.

2.-Luz natural: ¡Déjala entrar!

Terminamos de vestirnos. La ropa está arrugada, pero eso nunca ha sido motivo de vergüenza en esta casa. Abro de par en par las cortinas y entra el sol. Apago la lámpara de mi velador. Siempre que se pueda hay que aprovechar la luz natural. He tenido que enseñarle a mi hija a no jugar con los interruptores, apagando y prendiendo luces como si la casa fuera una disco, quemando ampolletas.

3.-Pan tostado y poleras arrugadas: Muy digno de un buen domingo

Los electrodomésticos que producen calor, por pequeños que sean, tienen potencias más altas y consumen más energía. Como la plancha y la sandwichera de mi hija, donde la cara de un osito queda impregnada en el pan. Lindo, pero hoy ocupamos la clásica tostadora metálica. Y ya dejé claro que la ropa arrugada no es tema en esta casa. Solo una vez a la semana se planchan camisas (no, no las plancho yo).

4.-Donde me lleven mis patitas: A moverse ecológicamente

Privilegiar viajes en bicicleta y evitar el uso del automóvil podría para 2050 reducir en un 50% las emisiones mundiales provocadas por el transporte. Así que determinamos un radio de 3 kilómetros donde el auto está prohibido. Visita familiar y compras: yo camino a donde mis papás (a 2 km) porque mi bici está mala, mientras mi marido y mi hija toman el auto para ir a la feria con mis suegros (a 5 km).

5.-Mentalidad Marie Kondo: Reciclando ropa (la justa y suficiente)

Quiero renovar el clóset con un nuevo enfoque. Ordeno, selecciono y meto en una bolsa la que no quiero siguiendo la regla de tres R: reducir, reutilizar y reciclar. Donaré esa ropa en la Coaniquem Store y buscaré unas cosas para mí. Un 75% del gasto energético de una carga de ropa se va en calentar el agua, así que la ropa que sí me quedaré se va a la lavadora, pero con agua fría que, ojo, es igual de efectiva que la caliente.

6.-Sustentable es saludable: local, de temporada y preparado en casa

Una compra sustentable debería cumplir al menos con dos premisas: escoger proveedores locales y privilegiar alimentos de temporada para minimizar las emisiones de carbono que provoca el transporte. El carrito familiar llega de la feria con pimentones, zapallos italianos y frutillas (muy primaveral). Al cocinar, excluimos cualquier alimento procesado o envasado. Su impacto en el medioambiente es mucho mayor.

7.-Misión fuerza de voluntad: A abandonar ese bistec

Hace ya un tiempo que estamos evitando el consumo de carnes rojas. Y no solo por un asunto de salud. El ganado crea grandes cantidades de metano, un poderoso gas de efecto invernadero. Incluso siendo de origen animal, favorecer el pescado y el pollo, puede ayudar a ahorrar mucho carbono. Así que nada de carnes vegetales o tofu: pollo, ensaladas y un poco de arroz. Menú perfecto para un domingo familiar.

8.-La justa y necesaria, siempre bien almacenada: No más comida a la basura

¡Demasiada comida a la basura! Considerando que durante la semana casi no estamos en casa, le hago hincapié a mi marido en comprar lo justo. Según la FAO, un tercio de los alimentos del mundo se pierden o desperdician. Por lo mismo, nos preocupamos de cocinar solo las porciones que se van a comer, y de envasar de la mejor forma posible los alimentos que no se usen para su mejor preservación.

9.-Siempre verde, pero siempre ahorrativo: A cuidar el agua

Salimos a regar las plantas. Pensamos seriamente en privilegiar a los cactus y suculentas, más resistentes a nuestra indiferencia jardinera. Para mantener nuestro amado y pequeño perímetro de pasto natural, decidimos instalar riego automático y lo programamos para que funcione una vez al día por 3 minutos. En Estados Unidos se calcula que al año se gastan 11,3 billones de litros en riesgo de pasto.

10.-Pasear al perrito: Una oportunidad para ayudar en la limpieza del barrio

Salimos a dar una vuelta por el barrio. Llevamos bolsas de basura pequeñas para recoger los “desechos” que nuestro perro vaya dejando, pero esta vez hacemos algo más: recoger la basura que nos vamos encontrando en la calle. Al regreso, pasamos a un negocio y compramos harina para hacer pan. Por supuesto, todas las compras en su respectiva bolsa de género. Ya no podemos sentirnos más ecológicos.

11.-Runners de cartón: Prohibida el agua embotellada

Unos papás sedentarios deciden salir a trotar, mientras la peque juega con los abuelos. Regreso sedienta y, horror: he coleccionado al menos cuatro botellas de agua mineral durante la semana. ¡Cada una de esas puede tardar hasta 1.000 años en biodegradarse! El plástico es un problema serio para el medioambiente. Desde ahora solo reutilizables, con plástico PET y agua de la llave.

12.-¿Y si evitar el auto es imposible? Ruedas bien infladas

Mi marido sale a recargar el auto con bencina. Su trabajo queda a 30 kilómetros de nuestra casa, así que necesita usarlo. ¿Cómo mitigar ese impacto? Lo primero es que las ruedas estén bien infladas (eso puede mejorar entre un 0,6 y 3% el gasto de combustible por kilómetro). Lo otro importante es usar con moderación el embrague, que también implica un gasto importante de combustible.

13.-Desenchufar, desenchufar, desenchufar

Una vez dormida mi hija comienzo a ordenar todo para mañana. Descubro que había dejado el computador enchufado todo el día. Entre un 7 y un 11% del consumo eléctrico de un hogar se va en “consumo fantasma”. Así que desenchufe todo, TODO, lo que no esté usando, siempre, y ocupe alargadores con interruptor, para cortar rápidamente la corriente de varios aparatos.

Te puede interesar