LA VERDADERA CAUSA DE LA MUERTE DE PABLO NERUDA ESTÁ TODAVÍA EN INVESTIGACIÓN

Cultura 23 de septiembre Por
Desde 2011 está abierta una investigación judicial para determinar si murió a causa del cáncer de próstata que padecía o fue envenenado por agentes de la dictadura de Augusto Pinochet.
exhumaran-restos-pablo-neruda-l-j_1y_t
Un diario de la época

El Premio Nobel de Literatura en 1971 murió en una clínica de Santiago el 23 de septiembre de 1973, pocos días después del golpe de Estado para derrocar al gobierno de Salvador Allende. Sin embargo, desde 2011 está abierta una investigación judicial para determinar si murió a causa del cáncer de próstata que padecía o fue envenenado por agentes de la dictadura de Augusto Pinochet.

Por ello, una docena de expertos de Dinamarca, Estados Unidos, España y Canadá, además de varios peritos chilenos se reunirán en un panel en Santiago para discutir los resultados que hayan obtenido en sus investigaciones y elaborarán sus conclusiones, que entregarán al juez encargado de la causa, Mario Carroza.

Gloria Ramírez, perito de la familia, indicó en un encuentro con la prensa extranjera que están llegando "a una etapa de cierre desde el punto de vista de la genética forense". "Si ello, sumado al resto de las pruebas, al juez le parece que compone una evidencia sustentable para cerrar el caso, así va a ser", añadió.

Por su parte, Elisabeth Flores, abogada de la familia, consideró que si existieron acciones de terceros "evidentemente no fue porque Neruda fuera poeta, sino porque tenía una pertenencia activa en el comité central del Partido Comunista en 1973".

La familia, que se incorporó a la investigación en 2012, se refirió en el encuentro con la prensa a las circunstancias que rodearon la muerte del Nobel de Literatura, ocurrida en la clínica Santa María de la capital chilena. "A mí no me cabe duda de que hubo intervención de terceros, porque el proceso así me lo demuestra”, dijo el sobrino de Neruda, Rodolfo Reyes.

La investigación continúa ahora a pesar de que durante años la familia aceptara la versión de que el poeta había fallecido de cáncer. Pero en 2011, el Partido Comunista presentó una denuncia para que se investigara su muerte, basada en declaraciones de Manuel Araya, antiguo chófer, quien sostuvo que había sido envenenado.

El crimen, según Araya, fue cometido por agentes de Pinochet mediante una inyección letal, momento en que Neruda había aceptado viajar a México, donde encabezaría la oposición al régimen militar.

Por orden del juez a cargo, Mario Carroza, el cuerpo de Neruda fue exhumado el 8 de abril de 2013 y en noviembre de ese año un grupo de expertos chilenos y extranjeros que hicieron peritajes a sus restos descartaron una muerte por envenenamiento. Sin embargo, Carroza mantuvo abierta la investigación por considerar que los resultados no eran concluyentes y ordenó nuevos exámenes.

En octubre de 2015, los familiares afirmaron que a Neruda le inocularon en la clínica la bacteria "estafilococo dorado", altamente agresiva y resistente a la penicilina, que solo se produce en laboratorios. La denuncia se basaba en los resultados de unas pericias realizadas en España, según un informe enviado al juez por el Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior que fue publicado por el diario español El País, en el que se consideraba "altamente probable" que Neruda hubiera sido asesinado.